Reportajes acerca de Campeche

Campeche Ciudad Amurallada

Campeche Ciudad Amurallada

A un lado de la antigua villa de Ah Kim Pech, cacicazgo maya, los españoles fundaron Salamanca de Campeche en 1531. Posteriormente, el 4 Octobre 1540, Francisco de Montejo “El Mozo” daría el nombre de San Francisco de Campeche a la ciudad que se convertiría en el puerto más importante de la América Colonial, trayendo consigo un intenso tráfico comercial y la subsecuente edificación de mansiones e iglesias. Sin embargo, si bien la riqueza de Campeche permitió su florecimiento, durante siglos ésta misma atrajo la atención de piratas y filibusteros cuyas correrías no solo dieron lugar a un sin fin de historias, sino que motivaron el levantamiento de fortificaciones inexpugnables que al día de hoy distinguen el lugar.

La Declaratoria de la ciudad de Campeche como Patrimonio Mundial es un reconocimiento a la herencia que han dejado las generaciones de campechanos que construyeron, amaron y respetaron su patrimonio edificado. Asimismo refleja el resultado de un esfuerzo emprendido hace dos décadas por el gobierno de Campeche con las obras de conservación y valoración de la arquitectura histórica de esta ciudad situada sobre la costa, al noroeste del estado del mismo nombre.

Campeche conserva el estilo arquitectónico colonial del siglo XVI, palpitando con vivas leyendas en cada una de sus calles, casas señoriales, iglesias, fuertes, murallas y baluartes.

En el recinto amurallado de la ciudad (centro histórico), uno de los mejores conservados de México, encontramos lo más representativo de la época colonial en cada una de las casas que muestran vistosos portones y ventanales señoriales. Se integran en un solo marco histórico 5 siglos de trabajo en iglesias, calles empedradas y plazuelas, la arquitectura porfiriana, museos y edificios. Con esbeltas torres se yergue la Catedral, al tiempo que la pintoresca iglesia del barrio de San Francisco, en conjunto con su bella plazuela, alimentan un lejano pasado: se dice que en ese lugar se celebró el primer oficio religioso en tierras de la Nueva España, siendo también bautizado en su templo el nieto del conquistador Hernán Cortés. En su estilo barroco-salomónico, los 5 altares con retablos tallados en madera distinguen la iglesia de San Francisquito, mientras que al Cristo Negro tallado en madera de ébano en la iglesia de San Román se le atribuyen numerosas leyendas y milagros.

En la famosa Puerta de Tierra, uno de los cuatro accesos que tenía el recinto amurallado de Campeche, se lleva a cabo un espectáculo de luz y sonido con traducción simultánea al inglés y francés. En él se narran aventuras de corsarios y se realizan representaciones de antiguas batallas piratas, complementándo dicho espectáculo con estampas folklóricas regionales. Igual de representativa es la Puerta de Mar, reconstruida recientemente para evocar los días de gloria en el que preciosas maderas pasaban a través de ella para ser embarcadas a España.

Conservando su foso, puente levadizo, atalayas y cañones, se yergue silente otra muestra de la defensa de Campeche contra los ataques pirata: el Fuerte de San Miguel. Convertida en museo, se distingue orgullosa la Casa del Teniente del Rey, mostrando al público en general exposiciones permanentes de piezas prehispánicas y coloniales. Sobre el cerro de Bellavista se encuentra el fuerte de San José; lugar idóneo para disfrutar de una magnífica vista de la ciudad y el mar inmenso. En el lado opuesto existe un mirador con la imponente estatua de Don Benito Juárez.

Y si Campeche reluce inigualable gracias a su arquitectura, son los campechanos quienes brillan al son de los festejos del carnaval entre carros alegóricos, disfraces y bailes que duran 5 largas e intensas noches. Esta fiesta popular se ve realzada gracias a las comparsas que aportan un toque de alegría singular, así como por los acordes de la “Guaranducha”, cuya música y danza son tradicionales y distintivas del evento. El carnaval inicia con la quema del Mal Humor, representado por un muñeco llamado Juan Carnaval que, al consumirse, se lleva consigo todo el mal humor y las preocupaciones de la gente.

El estado de Campeche conserva la magia del antiguo Imperio Maya en la región denominada Río Bec, atesorando entre selvas majestuosas las ciudades antiguas de Becán, Chicanná, Xpujil y El Hormiguero. Más al sur Calakmul, la ciudad maya más grande descubierta hasta nuestros días, resguardada en la Reserva de la Biósfera de Calakmul.

Campeche ha sufrido al paso de los siglos transformaciones que al día de hoy le distinguen con encanto, preservando intacto el espíritu de su linaje colonial. Gracias a las bellezas naturales y sus múltiples atracciones, aunadas a la cordialidad y calidez de su gente, han hecho de la palabra campechano sinónimo de hospitalidad. ¡Ven a Campeche!

Si deseas que tu negocio aparezca aquí, no esperes más y contáctanos