Playa del Carmen / Reportajes

Ciudad de Playa del Carmen

Reportajes en Playa del Carmen, Quintana Roo

Una gama increíble de paisajes y naturaleza desbordante caracterizan a la Riviera Maya: bosques, selvas, junglas, yacimientos arqueológicos, playas de inefable belleza en las que se abren majestuosas aguas cristalinas de color turquesa. Se trata de un destino ubicado en el estado de Quintana Roo, bordeando el magnífico Mar Caribe, bañándose con el regocijante calor tropical que en épocas pasadas cobijó el desarrollo de la milenaria civilización maya.
En su territorio plano crecen abundantes selvas tropicales, mientras que en sus playas, dispuestas a lo largo de varios kilómetros, yacen con suavidad finas arenas de tono blanco, cediendo en su geografía al paso de caletas, bahías y manglares de belleza incomparable. Y entre el verdor de la rica vegetación encontrada en la Riviera, como abriéndose paso por el toque maravilloso de su naturaleza, se hayan ante la mirada del hombre lagunas y cenotes de tal hermosura que evocan la idea de encontrarse en el paraíso mismo. Precisamente en los alrededores de los cenotes, que son cuerpos de agua dulce, tuvieron lugar muchos de los asentamientos mayas de la región: aquella cultura poseedora de notable sabiduría, tan apegada a lo místico y  lo sagrado del mundo. El cenote, del vocablo maya “ts’onot” o “dzonot”, es una estructura formada en el suelo calcáreo con características de caverna, rico en carbonato de calcio a consecuencia de las filtraciones del agua de lluvia.  Algunos de ellos fueron escenario de ritos sagrados, como por ejemplo el Xtoloc en Chichén Itzá, Yucatán.
De él se han recuperado utensilios de cobre, collares, platos, máscaras, orejeras...¡e incluso restos humanos!
Económicamente hablando la Riviera Maya subsiste de la explotación de la riqueza maderera encontrada en sus selvas, obteniendo finas maderas de caoba y cedro, o bien de chicozapote, árbol del cual se extrae el chicle. A esta actividad hay que agregar la pesca de langosta, huachinango y pargo, entre otras especies, así como la agricultura y ganadería, aunque en una muy pequeña proporción. Y, sin duda alguna, la actividad con mayor desarrollo en la región es el turismo, el cual ha atraído grandes inversiones para conformar una infraestructura cada vez más extensa.
La Riviera Maya es una franja de 130 kilómetros que comprende desde playas solitarias hasta modernos conjuntos arquitectónicos donde funcionan hoteles, marinas, instalaciones deportivas, restaurantes, etc. Playa del Carmen, por ejemplo, que fuera antaño un tranquilo pueblo de pescadores, actualmente alberga hoteles de prestigio internacional. Antiguamente se le conocía como Xaman-Ha y era el punto de embarcación hacia la isla sagrada de Cozumel, sitio dedicado a la diosa Ixchel, diosa de la fertilidad, por lo que mujeres de todo Yucatán llegaban ahí para realizar el viaje en canoas y rendir culto a la diosa de la isla. Hoy en día algunas estructuras mayas se conservan en Playa del Carmen, siendo el templo en Playacar el más accesible.

No muy lejos de ahí se extiende la principal reserva ecológica de la zona, Sian Ka'an, hábitat de una riquísima flora y fauna. Tal vez la principal característica de este destino turístico es su diversidad: se puede elegir entre deportes de aventura, la práctica del golf o el tenis, paseos por la selva a pie o a caballo, deportes acuáticos y náuticos, así como el recorrido por la  indescriptible riqueza cultural y arqueológica legada por el mundo maya. Una de las actividades preferidas de los visitantes es el buceo, ya que aquí se localiza el Gran Arrecife Maya, el segundo más grande en extensión en todo el mundo. ¿O acaso preferiría observar de cerca a las tortugas marinas? En diversas zonas de la Riviera Maya, como Tulúm o Xcacel y Xcacelito, que fueran declaradas en 1988 Santuario de la Tortuga Marina, puede observarse el desove de las especies Verde y Caguama (Caretta caretta o Loggerhead).
Las zonas arqueológicas que destacan en la Riviera Maya son las de Cobá, localizada a 40 kilómetros de Tulúm, enclavada en la jungla, rodeada de lagos y la cual se distinguiera antiguamente como la capital del imperio de las tierras del sur. Su edificación más importante es Nohoch Mul, la Gran Pirámide, la cual se distingue como la pirámide más alta de la península (40 metros de altura). Muyil, también muy cerca de Tulúm,  es una de las ciudades más antiguas y su nombre significa “Lugar de los Conejos”. Se forma por tres templos rodeados de vegetación, junto a lago azul llamado la Laguna de Muyil.
Tulúm, ciudad amurallada situada sobre un acantilado a la orilla del mar, es uno de los sitios históricos más importantes de la Riviera Maya. Mil años antes de nuestra era, Tulúm destacaría junto a Xcaret como uno de los centros comerciales más concurridos entre los mayas, disponiendo de una plaza central utilizada para ceremonias y rituales, así como de magníficos edificios, como el Templo de los Dioses o el Templo de los Frescos, en los que aún se preservan al paso del tiempo magníficas pinturas murales. El llamado Castillo es sin duda alguna la construcción más impresionante de Tulúm, erguida sobre un arrecife frente al mar y sobre cuya superficie se divisan varios kilómetros de línea costera en ambas direcciones.
Pero quizás el más hermoso de todos los lugares encontrados sea Xel-Ha, cuya privilegiada posición le convirtió en puerto de abrigo, centro comercial, punto de peregrinación y refugio de navegantes desde tiempos prehispánicos. Posee como todas las zonas arqueológicas una gran cantidad de ruinas, aunque se sospecha que la mayoría de ellas yacen ocultas en el subsuelo. Se localiza 115 kilómetros al sur de la ciudad de Cancún y 16 kilómetros al norte de Tulúm sobre el lado oeste de la carretera federal 180 Puerto Juárez-Chetumal. No debe confundirse con el parque Xelhá, cuyo acceso se ubica en el sector este de la carretera antes mencionada.

Galería de fotos

La Riviera Maya, tesoro del Caribe, Ciudad de Playa del Carmen

Comentarios

Click aquí para ver los comentarios

anda... Compártelo