Ixtapan de la Sal / Reportajes

Ciudad de Ixtapan de La Sal

Reportajes en Ixtapan de la Sal, Edo de Mex

A tan solo 82 kilómetros de Toluca, Estado de México, encontramos un antiguo poblado mazantlica famoso en la región por sus balnearios y aguas termales: Ixtapan de la Sal, destino que en su nombre nahuatl revela parte de su pasado y, al mismo tiempo, uno de sus principales atractivos turísticos. Ixtapan significa "sobre lo blanco", haciendo alusión a los depósitos de sal que antaño fueron explotados para el comercio de la región entre pueblos indígenas y en la época de la Nueva España.

Este lugar, rodeado por una exuberante vegetación y de clima benévolo, es el mismo sitio en el que un grupo de indios de las costas del Pacífico, de camino a la gran Tenochtitlán hacia el año 1394, encontraron manantiales de agua caliente que brotaban generosos. Aquellos fueron los primeros pobladores de los que se tiene registro, manteniendo la explotación de los recursos salinos hasta la inminente llegada de los españoles bajo las órdenes de Andrés de Tapia. Se cuenta que durante la época prehispánica era visitado por los grandes Señores, quienes llegaban a fortalecer el cuerpo y espíritu en las aguas termales del lugar, de las que se asegura contienen propiedades medicinales que ayudan a relajar el sistema nervioso, además de favorecer el tratamiento de algunos tipos de artritis y fracturas de huesos. Las aguas de sus 8 manantiales mantienen una temperatura promedio de 39° C y surten a los balnearios del lugar que, más de 600 años después, hacen de Ixtapan el destino preferido por las familias de la región que llegan para divertirse o pasar días de descanso.

El Parque Acuático Ixtapan, por ejemplo, incluye todos los atractivos que uno pueda imaginar: toboganes, ríos, laguna con lanchas de pedales y remos, así como una reconfortante alberca termal, la cual está techada para conservar mejor la temperatura. También dispone de una zona de diversión extrema, una extensa área infantil con chapoteaderos, barco pirata, resbaladilla en el agua y también una zona de juegos con alberca de pelotas, brincolín, túneles y redes. Y claro, no podía faltar una zona de asaderos para organizar convivencias familiares con una carne asada, o bien disfrutar del servicio de un restaurante. Y después de un día de mucha diversión, ¿qué tal un masaje? El Parque Acuático Ixtapan cuenta con servico de spa, donde se ofrecen masajes de relajación, terapias curativas y novedosos tratamientos de belleza en sus mágicas aguas termales.

Otra opción para nadar es el Balneario Municipal Ixtapan, localizado en pleno centro de la ciudad, que también ofrece albercas y toboganes, además de un espacio para la aplicación de barro, así como de servicios de aplicación de mascarillas y masajes.

¡Y el deporte extremo también tiene cabida en este destino! Vuelos en parapente, rappel, recorridos por las montañas en motocicleta y la práctica de cross country, freeride y downhill. ¿O que tal jugar golf en un campo de 18 hoyos? El Gran Reserva Golf Resort & Country Club es la opción que necesitan, donde además abre sus puertas un hermoso hotel y se disponen de canchas de tennis, rutas para ciclismo, lago para pesca, lago recreativo, spa y, por supuesto, club hípico con 5 kilómetros que se pueden recorrer a caballo.

Caminar por el centro de la ciudad es muy placentero dado que nos permite disfrutar de sus calles angostas y empedradas, apreciando la Parroquia de la Asunción, construída a mediados del siglo XVI y cuya portada principal es un ejemplo del estilo plateresco, o el tianguis de artesanías y alimentos puesto cada domingo, o simplemente apreciar la fisonomía del lugar y su gente, donde aún se conserva el ambiente de un típico pueblo mexicano, con sus casas de techos de ladrillo y teja roja, aunque con la ventaja de contar con una infraestructura turística de primer nivel.

En el poblado de Tonatico, a 5 minutos de Ixtapan, encontramos las  Grutas de la Estrella, cuya caverna se ubica al borde de la depresión del Río Balsas, en la boca de los ríos subterráneos Chontalcuatlán y San Jerónimo. La entrada, al pie de un acantilado en la barranca del Zapote, nos invita a realizar un recorrido a través de cavernas y galerías con vistas y paisajes extraordinarios: un río subterráneo que se precipita en 3 cascadas, un cañón, un acantilado al cual llegamos cruzando un puente y la silente figura de estalactitas que toman su forma por la filtración milenaria del agua. En las fosas del lugar, de 2 kilómetros de longitud, se han hallado varios objetos prehispánicos que hacen suponer a los expertos que este sitio sirvió como adoratorio para el dios Tlaloc, dios de la lluvia.

Y si la naturaleza les inspira deseos de aventura, no dejen de experimentar grandes emociones en alguno de los tours que se organizan entre los meses de febrero y abril, los cuales hacen recorridos a través de sus ríos subterráneos, con una duración aproximada de 3 horas.

Recomendamos conocer el apiario didático, donde podemos conocer todo acerca de las abejas y los procesos de la producción de miel, desde su extracción hasta su envasado, o visitar el poblado de Ahuacatitlán, "Lugar entre los aguacates", donde se conserva una construcción antigua que revela parte del pasado de este magnífico lugar.

Tierra mexiquense de artesanias talladas en madera, alfarería vidriada y diversos tejidos, donde la diversión, la salud y el descanso están a disposición de todos los que deseen llegar a Ixtapan de la Sal, un destino más de Travel By Mexico, el sitio de México en el mundo.

Galería de fotos

Comentarios

Click aquí para ver los comentarios

anda... Compártelo