Guadalajara / Reportajes

Ciudad de Guadalajara

Reportajes en Guadalajara, Jalisco

Un 14 de febrero de 1542 habría de instalarse el primer Ayuntamiento de la actual Guadalajara, siendo su majestad el Emperador Carlos V de Alemania y I de España quien le concediera el título de Ciudad, otorgándole a su vez el escudo de armas que hasta nuestros días le representa. Para 1561 Guadalajara, entonces con 3 mil habitantes, inicia sus funciones como capital del reino de Nueva Galicia, colocando Fray Pedro de Ayala la primera piedra de la Catedral que aún ahora se yergue majestuosa como preciado símbolo de tan hermosa ciudad. La palabra Guadalajara proviene del vocablo árabe Wad-al-hidjara, "río que corre entre piedras", y cuyo nombre tomó de la ciudad natal de Nuño Beltrán de Guzmán, conquistador de esta tierra eregida como capital del Estado de Jalisco un 27 de mayo de 1824. Tierra de artesanías, de tequila y mariachi: es la famosa tierra tapatía.


    Es Guadalajara un destino turístico caracterizado por la diversidad y amplitud de una gran urbe, siendo también un centro industrial y empresarial cuyo crecimiento acelerado se remonta en sus inicios a la época en que los comerciantes tapatíos se reunían para hacer vida social y uno que otro negocio en el Círculo Mercantil, un club que funcionaba por la calle de San Francisco, a una cuadra de la Plaza de Armas. Es en aquel entonces cuando los empresarios de dicha sociedad dan forma a la Cámara de Comercio de Guadalajara, fundada el 20 de Junio de 1888.


    Por iniciativa del Gobierno Estatal habría de llevarse a cabo en 1953 la primer Gran Feria de Jalisco, en lo que sería el primero de una interminable serie de eventos multitudinarios que anualmente atraen la atención de millares de visitantes u hombres de negocio. El 20 de Febrero de 1987 se efectúa la inauguración del Centro de Exposiciones Expo-Guadalajara, espacio con 14 amplios accesos al piso de exhibición, funcionales vestíbulos e instalaciones que permiten el tráfico de hasta 50,000 personas diarias, contando con amplios andenes de carga y descarga en forma simultánea para 65 tractocamiones y estacionamiento para 1,800 automóviles. Hoy por hoy, con más de 120 exposiciones al año, Expo Guadalajara se distingue como la mejor alternativa para la profesional comercialización de bienes y servicios, respondiendo a los requerimientos de los mercados internacionales con la garantía de máxima calidad. En la ciudad y sus alrededores funcionan 11 parques industriales, además de un parque tecnológico auspiciado por la Universidad de Guadalajara, mismo que sirve como incubadora de las nuevas empresas y en donde se les brinda soporte administrativo y tecnológico. ¡Y cuántas universidades que hacen de Guadalajara uno de los centros educativos profesionales de mayor concurrencia en todo el pais!


    Pero además de distinguirse como una gran metrópoli en donde abundan los centros comerciales, restaurantes,  clubes o centros nocturnos, también sobresale por el encanto de su historia plasmada en monumentos, museos, plazas y edificios antiguos. La Plaza de Armas, hoy Plaza de la Constitución, es como cualquier zona centro en las ciudades o poblados de México, siendo el punto de reunión más frecuentado por los paseantes y, al mismo tiempo, el más claro testimonio en el devenir histórico que alimenta la memoria de toda población. Frente a ella la construcción barroca del Palacio de Gobierno, así como la ya legendaria Catedral, símbolo tapatío de profundo arraigo. En la parte central de la plaza, justo en medio de cuatro prados con flores, luce con hermosura sin igual el kiosko que el Cabildo Municipal mandara fabricar por encargo especial a la "Fonderiés D’Art Du Val D’Osne" de París, lo que confiere a la obra características por demás únicas.  La Catedral, edificada en su totalidad después de 157 largos años, ocupa un terreno de 77.80 por 72.72 metros. Las torres fueron terminadas hasta finales del siglo XVII, pero tras un fuerte temblor se vinieron abajo en 1818. Tras aquel suceso, y gracias a la promoción del obispo don Diego Aranda y Carpinteiro, el arquitecto Manuel Gómez Ibarra inició el proyecto de reconstrucción de las mismas, aprovechando que quedó casi intacto el primer cuerpo en ambas torres. Ambas fueron terminadas en 1854.

    Al cumplirse el 450 aniversario de la fundación de la ciudad en 1992, la Plaza de los Laureles cambió su nombre por el de Plaza Guadalajara, conservando hasta la fecha sus blancas jardineras y pequeños árboles, además de la fuente circular que sirve de ornato principal. Un 14 de febrero del mismo año se inauguraría el Museo de la Ciudad, también con motivo del 450 aniversario de Guadalajara. Este alberga la historia de la ciudad del siglo XVI a la fecha, ubicándose en una finca del siglo XVIII, parte del convento de las monjas capuchinas establecidas ahí en 1761. Destacan también el Museo de las Artes o el Museo Regional de Guadalajara, cuya casona colonial de fachada barroca y nichos decorados representa por si misma un gran atractivo turístico, pero que además cuenta con salas dedicadas a la prehistoria, arqueología, historia del Estado de Jalisco, etnografía y antropología, así como con una importante pinacoteca colonial. La Casa Museo José Clemente Orozco, la que fuera propiedad del gran pintor y muralista tapatío muerto en 1951, fue donada por su familia al Gobierno Minicipal para que  fueran exhibidas en honor al maestro las obras de los futuros artistas de la plástica nacional. Y para aprender y divertirse en familia, nada mejor que el Centro de Ciencia y Tecnología, Planetario Severo Diaz Galindo, con exposición permanente de módulos de telecomunicaciones, física recreativa, biología, aeronáutica, etc.


    ¡Y tanto más que conocer en Guadalajara! El refinado Teatro Degollado, el severo y funcional edificio de Palacio Municipal o la Basílica de Zapopan, obra de magnífico estilo dórico concluída en 1730.

Galería de fotos

Fuente de la Inmolación de Quetzalcóatl por Victor Manuel Contreras en Plaza Tapatía, Ciudad de Guadalajara

Comentarios

Click aquí para ver los comentarios

anda... Compártelo