Cuernavaca / Reportajes

Ciudad de Cuernavaca

Reportajes en Cuernavaca, Morelos

Cuernavaca, capital del Estado de Morelos, es una de las ciudades más antiguas de México y se localiza a 60 kilómetros de la Ciudad de México. Existen referencias históricas que nos remontan hacia el año 1200 antes de Cristo, en lo que podría considerarse como el primer asentamiento humano en la región. Se trata de la quinta tribu nahualteca establecida en la comarca de Cuauhnáhuac, valle luminoso al que descendieron desde la Sierra del Ajusco como fin a su peregrinación emprendida desde el norte, mismo que serviría como capital de su señorío.

Con la llegada de los españoles a la región el nombre de Cuauhnáhuac derivaría en Cuernavaca, convirtiéndose después en el lugar de veraneo del conquistador Hernán Cortés, así como en el sitio preferido de muchas personalidades que encontraron aquí su lugar de residencia permanente.

    Cuernavaca posee una urbanización accidentada, siendo evidente su crecimiento desmedido en décadas recientes; las avenidas principales son angostas, las calles serpentean en pronunciadas pendientes, entrecruzándose ocasionalmente sin órden ni concierto. Así entonces, ¿qué es exactamente lo que ha atraído la atención de tantos hacia esta ciudad? Al parecer la mayoría coincide en afirmar que el clima de la región, a tal punto que Cuernavaca es conocida como “La Ciudad de la Eterna Primavera”. Y es precisamente esa fama paradisiaca lo que la ha convertido en una ciudad de “fin de semana”, una ciudad de paseo y reposo, pues abundan las propiedades que pertenecen, sobre todo, a personas que habitan en Ciudad de México y que llegan aquí para alejarse del bullicio de la gran capital.

En los alrededores del Boulevard Juárez o la calle de Galeana, en el centro de la ciudad, abundan las altas murallas que rodean casonas de abolengo; grandes y lujosos fraccionamientos como Vista Hermosa o el Club de Golf Tabachines, conjuntos residenciales que se suceden uno tras otro en colonias como Delicias, Rancho Cortés o Acapantzingo. Actores, embajadores, empresarios y toda clase de personalidades han tenido, o tienen, una propiedad en Cuernavaca. Sin embargo existe otro aspecto que ha caracterizado en fechas recientes a esta cálida ciudad: estudiantes extranjeros, sobre todo originarios de Estados Unidos, llegan cada año para tomar cursos de verano en donde aprenden español, originando una serie de escuelas y casas-habitación cuyo negocio depende de un sector estudiantil cada vez más creciente. Pero claro, Cuernavaca también ofrece muchos otros aspectos de interés turístico y cultural.
   

    El que hoy conocemos como Palacio de Cortés, elegante edificio situado en pleno centro de la ciudad, alberga el Museo Regional de Cuauhnáhuac desde 1974. Sin duda se trata de una de las primeras construcciones emprendidas en México tras la caída de Tenochtitlán, pues su edificación se emprendió en 1526. Y además de contar con 3 murales realizados por el famoso pintor Diego Rivera,  en la entrada del mismo pueden observarse los restos prehispánicos de una construcción tlahuica, así como 3 monolitos marcados con glifos e inscripciones cuyo significado encierra el testimonio de un pasado indígena perdido en los tiempos. Frente al Palacio de Cortés la plaza principal de la ciudad, en donde se levanta una enorme estatua del héroe de independencia don José María Morelos, así como el edificio del Palacio de Gobierno, construído entre 1955 y 1969 a base piedra, cantera y tezontle. Muy cerca de ahí encontramos la Plazuela del Zacate, pequeña calle empedrada recientemente transformada debido a que diversos bares y restaurantes de tipo bohemio abrieron sus puertas. Todos cuentan con músicos que interpretan a ritmo de guitarra toda clase de tonadas, al coro de los clientes que disfrutan de una cerveza en el interior del local, o bien en una de las mesas con sombrilla ubicadas en el exterior. Por eso mismo la Plazuela es ahora uno de los puntos de reunión más frecuentados en la ciudad. A unos cuantos pasos de ahí se levanta la Catedral de Cuernavaca, construída sobre un teocalli indígena en 1526 por don Francisco Becerra. Esta posee ciertas características que la distinguen de otros edificios religiosos en el país. Cuenta con una sola torre y forma parte de un complejo de construcciones religiosas, además de que inicialmente no fue construída para servir de sede al obispado. En 1891 se elevaría al rango de Catedral.

    Frente a la catedral, cruzando la Avenida Morelos, abre sus puertas uno de los lugares más característicos de Cuernavaca: el Jardín Borda, construído en el siglo XVIII como casa de retiro del célebre minero de Taxco Don José de la Borda, personaje que, curiosamente, jamás llegó a habitarla. Al correr del tiempo serviría como posada, oficina pública, posta de diligencias, residencia del Emperador Maximiliano y su esposa Carlota, etc. Entre tantas, se convertiría también en jardín botánico y huerto en el que serían traídas gran cantidad de plantas provenientes de todo el mundo para su adaptación al clima de la región. De hecho, fue ahí donde se cultivaron los primeros árboles de mango que existieron en México. Ahora el Jardín Borda abres sus puertas como museo, siendo uno de los centros culturales más valiosos de la ciudadanía. Otro sitio de gran interés es el inmueble adquirido en 1961 por el artista y coleccionista Robert Brady, mismo que también abre sus puertas como museo. En este lugar se exhibe la vasta colección de obras adquiridas por el propio Brady en Africa, India o Medio Oriente, así como pinturas de Frida Kahlo, Rufino Tamayo, Miguel Covarrubias, entre otros grandes.

Galería de fotos

Museo del Palacio de Cortés, Ciudad de Cuernavaca

Comentarios

Click aquí para ver los comentarios

anda... Compártelo