Localidades con alto grado de marginación participan en la conservación del patrimonio cultural del país a través del El Programa de Empleo Temporal (PET), que este año genera 14 mil trabajos eventuales en comunidades aledañas a 289 zonas arqueológicas, museos y monumentos históricos.

En 2011 se ejecutan 289 proyectos en el país, de los cuales 66% corresponden a zonas arqueológicas, 17% a monumentos históricos, 11% a museos, y el 6% restante a centros históricos; mediante los cuales las comunidades participan en el cuidado y mantenimiento de su patrimonio cultural.

El programa, puesto en operación en febrero de 2009 por el Ejecutivo federal, es aplicado por la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) y el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH-Conaculta), como un medio para la reactivación de la actividad económica y el mantenimiento de los sitios culturales del país.

En este sentido, en estos tres años se han generado más de 36 mil empleos, de los cuales cerca de 14 mil corresponden a 2011, cuyos beneficiarios participan en el cuidado del legado cultural de México, mediante labores de mantenimiento menor, que consisten en actividades no especializadas que realizan bajo la supervisión de arqueólogos y arquitectos.

“El Programa de Empleo Temporal ha sido un aliciente importante para las comunidades aledañas a este tipo de lugares, al generar una gran cantidad de empleos eventuales. Este año se han creado cerca de 14 mil trabajos temporales en el país, de los cuales el estado de Morelos es el que registra el mayor número de ellos, con 1,850 empleos generados, seguido por Yucatán, con 1,290, y Michoacán con 1,233.

Humberto Carrillo Ruvalcaba, coordinador nacional de delegaciones del INAH, informó que “El PET se ejecuta en toda la República Mexicana, a partir de las propuestas de proyectos presentados por las delegaciones del INAH en el país, para la conservación y mantenimiento del patrimonio cultural de cada entidad. Una vez aprobados, los proyectos se ejecutan de marzo a diciembre, en lapsos que van de tres a seis meses”, comentó.

El coordinador mencionó que desde el año pasado las aportaciones de recursos financieros se realiza de la siguiente manera: 80% son proporcionados por la Sedesol, y se destinan al pago de mano de obra no calificada, y 20% lo da el Instituto para la compra de materiales y herramientas de trabajo.

“A través de este esfuerzo conjunto entre la Sedesol y el INAH, se ha tenido un impacto positivo del PET en el patrimonio cultural del país, e incluso se ha implementado en zonas arqueológicas que aún no se abren al público, con la intención de agilizar el proceso de mejora en su infraestructura, tal es el caso de sitios como Soledad de Maciel, en Guerrero, al cual se destinan más de 500 mil pesos, de Las Labradas, en Sinaloa, con más de 192 mil, y Cerro de Trincheras, en Sonora, con un monto de más de 450 mil pesos”.

Humberto Carrillo detalló que entre las obras que se ejecutan con el PET en materia de conservación y mantenimiento, están la mejora de áreas de servicios en museos de sitio y zonas arqueológicas, poda de árboles, restablecimiento de caminos, rehabilitación de techumbres, deshierbe, remoción de escombros y ampliación de cunetas.

De igual forma, se lleva a cabo la limpieza de domos, ventanas y muros, así como el resane de elementos arquitectónicos y decorativos de museos, monumentos y centros históricos; además del mantenimiento de repositorios y bodegas de bienes culturales.

En lo que toca a la incorporación de las comunidades en el cuidado de los sitios culturales, el coordinador de delegaciones del INAH indicó que a través del PET se ha fomentado entre la población la revaloración y salvaguardia de su patrimonio, al mismo tiempo que reciben el pago de uno a dos jornales diarios (sueldo mínimo), que les permite tener un ingreso adicional a su economía familiar.

“Cualquier persona mayor de 16 años de edad puede participar en el PET, siempre y cuando sean residentes de los municipios en los que hay zonas arqueológicas y monumentos históricos, cuyas poblaciones estén catalogadas como de muy alta, alta o media marginación por el Consejo Nacional de Población, y que su comunidad haya sido registrada con alto índice de desempleo por la Secretaría del Trabajo”, indicó Carrillo Ruvalcaba.

Sobre la aplicación del PET este año, comentó que las tres entidades con mayor cantidad de recursos económicos son: Morelos, con más de 15.5 millones de pesos; Yucatán, con 11.7 millones, y Michoacán con poco más de 10.1 millones de pesos.

Con estas inversiones, dijo, en Yucatán se efectúan trabajos de consolidación y conservación en las zonas arqueológicas de Uxmal y de Chichén Itzá, y trabajos de mantenimiento en la pinacoteca del estado.

En Morelos se da mantenimiento y conservación a los conjuntos conventuales de San Juan Bautista y de Santo Domingo de Guzmán, a la Capilla de San Jerónimo, en Tetela del Volcán, y a los sitios prehispánicos de Chalcatzingo y de Xochicalco. Mientras que en Michoacán se realizan labores de mantenimiento en el museo La Mina de Dos Estrellas, en Tlalpujahua, y en las zonas arqueológicas Las Yácatas, Tres Cerritos y San Felipe Los Alzati.

Humberto Carrillo añadió que otras zonas arqueológicas que son atendidas este año con el PET son: Palenque y Toniná, en Chiapas; La Campana, en Colima; Tula, en Hidalgo; Teotihuacan y Malinalco, en Estado de México; Monte Albán y Mitla, en Oaxaca; Toluquilla y Tancama, en Querétaro; Tulum, Dzibanché y Cobá, en Quintana Roo; Comalcalco, en Tabasco; y Vega de la Peña, en Veracruz.

Además, de los museos regionales de Aguascalientes, Chiapas, Coahuila, Colima, Guanajuato, Guerrero, Hidalgo, Jalisco, Nuevo León y Veracruz.

Fuente: Instituto Nacional de Antropología e Historia. Direccción de Medios de Comunicación.

Compártelo:

  • RSS
  • Imprimir
  • Copia esta dirección para que la compartas en chats, redes sociales, email

Posts Relacionados:

Derechos Reservados © Travel By México, SA CV 2012. | Aviso Legal | Contacto Top