El Monumento a la Revolución Mexicana que se erige en la Ciudad de México es en realidad el único testimonio de una estructura inacabada que iba a ser destinada a albergar al Palacio Legislativo de la ciudad, sede de las cámaras de diputados y senadores.

Su construcción surgió a iniciativa de Porfirio Díaz y de su gobierno en el año de 1897. El mandatario emitió una convocatoria internacional a la que participaron destacados arquitectos, siendo el francés Emile Bernard el adjudicado del proyecto, el cual iba a ser uno de los edificios modernos más suntuosos del mundo. Desafortunadamente, su edificación fue suspendida por falta de recursos a raíz de las luchas revolucionarias.

Al no poder ocupar su función primordial, la estructura estuvo en peligro de ser desmantelada si no fuera por la intervención del arquitecto mexicano Carlos Obregón Santacilia quien propuso de convertir la estructura de la cúpula del Palacio Legislativo en un monumento conmemorativo de la Revolución Mexicana.

Arquitectura del Monumento a la Revolución Mexicana

Rodeado por un gran espacio abierto llamado Plaza de la República, el Monumento a la Revolución mide 67 metros de altura y consiste en una  cúpula sostenida por cuatro arcos. Su estilo arquitectónico muestra una influenza Art Deco que se aprecia en las lámparas que lo enmarcan así como el conjunto escultoral del artista mexicano Oliverio Martínez adosado al Monumento a la Revolución, que representan las personificaciones alegóricas de: La Independencia, Las Leyes de Reforma, Las Leyes Agrarias, Las Leyes Obreras.

El monumento resguarda un mausoleo y un museo:

En el Mausoleo descansan los restos mortales de Venustiano Carranza, Francisco Villa, Lázaro Cárdenas y Plutarco Elías Calles.

El Museo Nacional de la Revolución, situado en el sótano del monumento, ofrece un recorrido por 50 años de la historia de México, desde la República Restaurada en 1867 a la promulgación de la Constitución de 1917, a través de 3 salas temáticas.

La nueva iluminación del Monumento de la Revolución:

“El proyecto de iluminación del Monumento a la Revolución complementa el plan de rehabilitación de la Plaza de la República en la Ciudad de México. Cuenta con un sistema de proyectores con tecnología de vanguardia y consumos moderados. LEDs de alta intensidad con la capacidad de crear diferentes escenarios gracias al cambio de color, alternándose y graduando sus intensidades gracias a la programación DMX”. (Fuente Iluminet.com.mx).

Remodelación y Reinauguración del Monumento a la Revolución Mexicana.

Para conmemorar el Centenario de la Revolución Mexicana, este monumento fue remodelado y reinaugurado el 20 de noviembre de 2010.

Texto descriptivo de la placa conmemorativa: “En conmemoración del Centenario de la Revolución Mexicana, el Gobierno del Distrito Federal realizó la rehabilitación y restauración de Plaza de la República, Monumento a la Revolución y Museo Nacional de la Revolución para beneficio de la ciudad. Siendo Jefe de Gobierno del Distrito Federal Lic. Marcelo Ebrard Casaubon, el 20 de Noviembre de 2010″.

Horarios del Mirador:

Martes a Jueves: 10:00 a 18:00 horas.
Viernes a Sábado: 10:00 a 22:00 horas.
Domingo: 10:00 a 20:00 horas.

Horarios del Museo Nacional de la Revolución (MNR):

Martes a Domingo: 9:00 a 17:00 horas. Domingo: Entrada libre.
Entrada General: $40 pesos. $23.00 pesos
Estudiantes, maestros e INAPAM con credencial vigente: $20 pesos. descuento de 50%.

Dirección:

Plaza de la República, Colonia Tabacalera, Delegación Cuauhtémoc, Ciudad de México.

Compártelo:

  • RSS
  • Imprimir
  • Copia esta dirección para que la compartas en chats, redes sociales, email

Posts Relacionados:

Derechos Reservados © Travel By México, SA CV 2012. | Aviso Legal | Contacto Top