Origen y Receta de la Rosca de Reyes

La Rosca de Reyes (rosco o roscón de reyes) es un pan dulce con forma de toroide, *adornado con tiras de frutas cristalizadas o confitadas de colores variados que se degusta entre familia y amigos el 6 de enero de cada año.

Tradición que nació en España y llegó a otros países hispanos, principalmente Argentina y México, sus orígenes no tienen nada que ver con la llegada de los Reyes Magos a Belén para adorar al niño ya que remontan al lejano Imperio Romano y están relacionadas con las festividades llamadas “saturnales romanas

Las Saturnales romanas se celebraban entre el 17 y el 23 de diciembre y eran dedicadas al dios Saturno, dios de la agricultura y la cosecha. Durante estas celebraciones, se repartían por igual entre los plebeyos y esclavos tortas redondas hechas con higos, dátiles y miel.

El propósito escondido de este jolgorio era de frustrar los malos días de Saturno invirtiendo los roles jerárquicos entre esclavos y dueños; para lograrlo, los romanos designaban a un esclavo como el “rey de un día”.

Rosca de Reyes en Europa y América

Hoy en día, que sea en Europa o América, el pan de la Rosca de Reyes se comparte el 6 de enero, Día de la Epifanía. En México, este día es muy esperado por los niños ya que, recordando la llegada a Belem de los tres Reyes Magos para entregarle obsequios al Niño Jesús, los niños mexicanos escriben una carta dirigida a los mismísimos Reyes Magos solicitándoles regalos que son entregados en las casas en la madrugada del 6 de enero.

Todas tienen uno o varios objetos escondidos

Aunque las recetas varían de un país al otro (en España pueden estar rellenas con nata, crema batida o crema de chocolate y en francia están rellenas con “frangipane” que es una mezcla de crema de almendra y crema pastelera); todas contienen uno o varios objetos escondidos: en España se les llaman “habas”, en Francia la rosca se llama “galette des rois” y las habas se dicen “fèves”; y en México son “muñequitos” ya que representan al niño Jesús.

Si partes la rosca en Europa y te encuentras con la “haba” o la “fève” serás el “Rey del Día”, te pondrás una corona de papel dorado todo el día y serás él que invitará la “galette” del próximo año.

En México, si te toca el “muñequito”, tendrás que citar los mismos convives para el 2 de febrero, día de la candelaria, y prepararles tamales.
Originalmente, el muñeco se hacía de porcelana o cerámica, y actualmente es de plástico resistente al calor. La cantidad de niños en la rosca varía de acuerdo con su tamaño.

En francia, las “fèves” son tan variadas que se han convertido en artículos de colección; existe un museo situado en la ciudad de Blain, cerca de Nantes, que resguarda una colección única de más de 20 mil “fèves”.

Origen y simbolismo de la rosca de Reyes en la tradición católica

Se remonta a la época de la Conquista española. La rosca como mencionamos antes tiene oculta una figurita de ñiño, que convierte a quien la descubre en su rebanada en rey de la fiesta y padrino del “Niño Dios” el 2 de febrero, Día de la Candelaria.

Uno de los significados de la rosca es el ocultamiento del niño Jesús, cuando Herodes, por temor a perder su reino, ordenó matar a todos los niños nacidos en ese tiempo. La figurita representa a Jesús, protegido por José y María de la furia de Herodes.

 

Se dice que la Rosca de Reyes, por su forma circular, simboliza el amor de Dios, porque no tiene principio ni fin, además, es adornada con frutas secas y cristalizadas que simulan las joyas incrustadas en las coronas de los Reyes Magos, otros dicen que representan las distracciones del mundo que nos impiden encontrar a Jesús.

Cronología

En el Siglo III
En las fiestas romanas dedicadas al dios Saturno se repartían panes redondos hechos con higos, dátiles y mieles.

En el Siglo XII
En Navarra se hacía un ‘roscón’ de pan y se designaba “Rey del Faba” al niño que encontrara un haba escondida en el pan.

En el Siglo XIV
La tradición pagana se cristianiza en Francia y se celebra la ‘Epifanía’. Se esconde un haba en el pan, simbolizando al *niño Dios escondido.

En el Siglo XVI
La tradición llega a México desde España.
Se adorna el pan con higos, ate y acitrón. Posteriormente, el haba es remplazado por una figura de un niño.

Receta de la Rosca de Reyes con frutas secas/confitadas

(Por Flavio Uribe y Edgar Hernández)

Ingredientes:

5 tazas de harina de trigo (1 kg)
300 grs. de azúcar
Media cucharadita de sal
9 huevos
2 sobre de levadura seca
Ralladura de una naranja
1 pizca de canela en polvo
muñequitos al gusto, sugerencia de 3 a 5
Leche, la necesaria
250 gr. de mantequilla
1 taza de fruta seca picada y fruta en tiras para decorar (limón, naranja, biznaga o acitrón, higo cristalizado, cereza, etc.)

Preparación de la masa:

(si se tiene batidora, usar con gancho amasador).
Se cierne la harina y se pone en un bol; primero mezclar la harina, sal, azúcar y la levadura con la mantequilla hasta que queden incorporados, después se agregan lo huevos uno a uno, la ralladura de la naranja y la pizca de la canela, amasar con la mano hasta que no esté pegajosa y con una consistencia fácil de manejar o elástica, agregar poca leche si es necesario.

Golpear la masa con fuerza sobre una base de madera, hasta que esté suave. Dejar reposar por una hora ó hasta que doble su tamaño.

Preparación de la rosca después de reposar una hora:

Extender la masa con rodillo y formar una tira larga de unos 20 cm de ancho.

Colocar la fruta seca en el interior y los muñequitos. Unir las orillas y luego los extremos para formar una rosca.

Se coloca la rosca sobre una hoja para hornear ya engrasada y enharinada.

Se barniza con clara de huevo y se decora con las tiras de fruta seca. Se deja reposar una hora más o  hasta que doble su tamaño.

Se precalienta el horno a 180 °C.

Hornee por 40 minutos aproximadamente.

Nota: Cuando meta la rosca al horno cuide de no golpearla ya que la masa con su levadura puede bajarse y no esponjará bien.