24 de Febrero: Día de la Bandera de México

Desde siempre, las sociedades humanas han usado símbolos en pendones, estandartes y banderas, con el fin de identificarse ante el mundo como reino, como nación o como grupo dueño de una identidad y filosofía. Los lábaros, asociados inevitablemente a la lucha, han ondeado en un sinfín de campos de batalla, dando a los soldados momentos de inspiración, de gloria y heroísmo.

Desde 1937 en México se conmemora el 24 de febrero como el “Día de la Bandera” ante el monumento al General Don Vicente Guerrero, el primer militar mexicano que juró a la Bandera en el célebre Abrazo de Acatempan el 12 de marzo de 1821.

La actual bandera de México, llamada la Cuarta Bandera Nacional, fue adoptada por decreto el 16 de septiembre de 1968 y fue confirmada por ley el 24 de febrero de 1984. La versión utilizada hoy en día es una adaptación del diseño aprobado en 1916 por decreto del Presidente Venustiano Carranza, en donde el perfil del águila fue cambiado de frente a perfil izquierdo.

Nuestra enseña patria ha tenido muchos cambios en el transcurso de la historia. Para conocer un poco más sobre ésta daremos un breve recorrido cronológico desde la época de la colonia, continuando con el México independiente y así hasta nuestros días. Han existido muchas banderas, mismas que han representado no sólo a nuestra nación, sino diversos movimientos armados y luchas sociales a lo largo de los tiempos.

Y si bien es difícil citar a cada uno de los soldados, batallones y regimientos que tuvieron una bandera propia y distintiva, de alguna manera se les rinde homenaje al celebrar nuestra bandera con honores, siendo todos y cada uno de ellos forjadores de lo que somos actualmente nación y sociedad.

Remontándonos a la época del poderío azteca, encontramos que la Bandera de Atzacoalco era una especie de gran parasol de plumas amarillo oro que llevaba el general del ejército. El estandarte de Cuepopan estaba formado de tres banderas blancas, atzapámitl, unidas y con penachos de Quetzal que pertenecían al Tlacohcalcatl. Los otros son los estandartes de Moyotla y Zoquiapan.

Cada escuadrón del ejército mexica tenía un jefe; este era el tepuchtlato. Los guerreros de cada calpulli elegían el suyo, y para distinguirse en campañas dicho jefe llevaba en la espalda la bandera de su calpulli; además de la bandera o pantli, para distinguirse mejor, los ichcahuipilli se cubrían con plumas de diversos colores, de modo que si los de un escuadrón las usaban blancas y encarnadas, los de otros las tenían azules y amarillas ó de diversas maneras.

Los jefes del ejército mexica tenían su estandarte ó bandera especial, con más o menos adornos según su superioridad. Las huestes de Hernán Cortés, después de la “Noche Triste”, ya de retirada a Tlaxcala, llegaron a la llanura entre Otumba y Ajapuxco el 7 de julio de 1520, lugar donde se enfrentaron a cerca de 200,000 guerreros aztecas. La batalla fue encarnizada; y cerca del medio día, los españoles como sus aliados Tlaxcaltecas empezaron a desbandarse y Cortés, que conocía por la Malinche muchas costumbres de los aztecas, se lanzó contra el jefe de la tropa, que era el que portaba el estandarte. Dándole un empellón con su caballo, lo derribó y así Juan de Salamanca, uno de sus capitanes, le arrebató el lábaro. Los guerreros al ver caído a su jefe y arrebatada su bandera, consideraron perdida la batalla y emprendieron la retirada. Propiamente dicho, aquel lábaro azteca podría ser considerado como la primer bandera mexicana.

Antes de salir de Santiago de Cuba, el conquistador traía consigo un banderín que pocos meses después de permanecer en la que sería la Nueva España, cambió por otro con la imagen de la Santísima Virgen, de la que era muy devoto. Este lábaro fue el que usó a través de toda la conquista.

Durante el virreinato se usó una bandera que procede de principios de Siglo XVI, confeccionada en seda de color pardo leonado, con una gran Cruz de San Andrés al centro, rematando sus brazos en el escudo de la Ciudad de México. Se colocaba durante las grandes solemnidades en el balcón central del Palacio Virreinal (hoy Palacio Nacional en la ciudad de México).

Al iniciar Miguel Hidalgo el Movimiento de Independencia y necesitando un estandarte para continuar su lucha, llega Atotonilco el Grande, hoy Estado de Guanajuato, y toma de la sacristía del curato un óleo con la Virgen de Guadalupe, adoptado como bandera de los insurgentes. Al saber lo hecho por Hidalgo, las fuerzas realistas adoptan a la Virgen de los Remedios, que se venera en el santuario del mismo nombre en la ciudad de México, dándole el grado de “Mariscala”.

Por su parte, en 1812 el generalísimo Don José María Morelos y Pavón creó una bandera en la que aparece por primera vez una águila posada en un nopal sobre un acueducto, con una corona imperial y una leyenda en latín. Esta bandera estuvo presente en la batalla de Morelia.

Al ser promulgado “El Plan de Iguala” (24 de septiembre de 1821), Iturbide adoptó como bandera la de las Tres Garantías o “Trigarante”, cuya confección encargó al sastre José Magdaleno Ocampo.

Consta la Bandera de tres franjas diagonales, quedando los colores en el siguiente orden: blanco, que simboliza la pureza de la religión católica; verde, que a su vez representa al movimiento insurgente ó a la independencia; y rojo, que representa al grupo Español adherido al impulso libertador.

En cada una de las franjas tiene una estrella, pero no aparece el águila como en los lábaros posteriores. Esta bandera fue la que desfiló el 27 de septiembre de 1821 al consumarse la Independencia.

Durante el imperio de Iturbide, el Regimiento de Infantería de Línea Provisional de Puebla fue dotado con una bandera muy similar a la de Iguala (Bandera Trigarante), con la diferencia que ésta tiene en el centro, dentro de un óvalo, una corona con una inscripción en la parte superior que dice: “Religión, Independencia, Unión”, y otra en la parte inferior que dice: “Regimiento de Infantería”.

El 2 de noviembre de 1821 Don Agustín de Iturbide, como Presidente de la Junta Provisional de Gobierno integrada por 38 personajes más, decretó “que la Bandera Nacional debería contener franjas verticales, con los colores verde, blanco y rojo, agregándole en el blanco del centro una águila coronada, posada sobre el legendario nopal (Nahoa). Esta bandera rigió en todas las ceremonias durante la vigencia del imperio de Iturbide, desde su coronación el 21 de julio de 1822.

A la caída de Iturbide en 1823, el Congreso Constituyente dispuso cómo debía ser la bandera de México: tendría tres franjas verticales, cada una de diferente color. La franja pegada al asta debía ser verde, la del centro blanca y la del extremo roja. En la franja del centro se encontraría un águila de origen mexicano, sin corona, que estuviera parada sobre un nopal, el cual crecería en una peña rodeada de agua.

El águila debía estar posada sobre su pata izquierda, con la derecha agarraría una serpiente en actitud de querer despedazarla con su pico. Además debía estar enmarcada por los símbolos republicanos: ramas de encino y laurel.

Durante el Imperio de Maximiliano se adoptó una bandera que tenía el águila colocada bajo la corona del imperio francés. Luego, Don Porfirio Díaz ordenó que el águila se colocara de frente y con las alas extendidas. Como todos tenían una idea distinta de cómo debía ser el escudo, Venustiano Carranza dispuso en 1916 que el águila se colocara de perfil izquierdo y conservara las características con las que los mexicas habían concebido cuando descubrieron la tierra donde fundaría Tenochtitlan.

Por decreto del Lic. Gustavo Díaz Ordaz, Presidente de México de 1964 a 1970, se cambia el Escudo Nacional el 17 de septiembre de 1968 por el que conocemos actualmente, mismo que tiene algunas diferencias con el decretado por Don Venustiano Carranza en 1916.

La bandera, el escudo y el Himno Nacional: símbolos patrios cuya existencia se remonta a la época de la Independencia; crisol donde se fundieron ideales y raza, para moldear a lo largo de muchas décadas un estado libre y soberano donde el trabajo, la pasión y la legalidad proyectan el sueño de sus hijos: México.

Significado actual de los colores de la Bandera de México:

Cambiado debido a la secularización del país, liderada por el Présidente Benito Juárez, el significado atribuido en esa época fue:

Verde: Esperanza. Blanco: Unidad. Rojo: La sangre de los héroes nacionales.

Banderas a través de la Historia.


Nota: Algunas imágenes tomadas de Wikipedia. Créditos a quién corresponda.

Leave a Reply