Social Travelling: una manera de viajar más personal y fresca

Ha nacido una manera de viajar más personal y fresca, pues no se trata sólo de viajar, sino de acumular experiencias: el Social Travelling.

Las redes sociales han revolucionado nuestro día a día. Ahora estamos conectados a todo y a todos a tan sólo un par de clics, y esto afecta también a la forma en la que viajamos.

Los últimos estudios afirman que a la hora de organizar un viaje, casi un 90% de la gente acude a Internet en busca de información; y muchos, hasta planifican sus vacaciones en función de los consejos de otros viajeros. La red de redes nos proporciona el mayor de los poderes, el del conocimiento.

Por otro lado, bien sea por la crisis mundial o por reacción en masa frente al consumismo, en la sociedad actual surge especie de consumo colaborativo, basado en la idea de la compartición. Compartir e intercambiar experiencias, con amigos y otros viajeros.

Incluso a veces se puede ir más allá y compartir, nuestros bienes materiales como lo han demostrado famosos portales que ofrecen a sus usuarios la oportunidad de compartir su coche (www.carpooling.com) o el sofá de su casa (www.couchsurfing.org) de forma gratuita.

Por supuesto siempre hay empresas avispadas que saben aprovechar una buena idea y convertirla en negocio.

Es el caso de portales especializados en esta tendencia como Wimdu, que ponen en contacto a anfitriones y viajeros de todas partes del mundo.

“Ha nacido el social travelling, una manera de viajar más personal y fresca, pues no se trata sólo de viajar, sino de acumular experiencias.

De convivir con las gentes del lugar al que se viaja, de atreverse a probar, teniendo la mente abierta a conocer y compartir costumbres .

Por otro lado, es indudable que el social travelling también es una forma bastante más económica de viajar que la tradicional basada en estadías en hoteles.

Además si se viaja en grandes grupos también es hasta más práctica, pues podemos rentar todo un departamento para estar juntos en un mismo lugar.

¿Por qué no recorrer México de punta a punta? Atrévete a convertirte en un social traveller!